París, Alsacia y Alpes suizos

París, Alsacia y Alpes suizos

¡Hola hola! Por fin es fin de semana, lo sé porque es cuando aita y toda la familia jugamos en la cama antes de levantarnos. La rutina es la siguiente: cachorra Adriana llora de madrugada, mami va a buscarla y la trae a nuestra cama. Cuando sale el sol se despierta y comienza a hablar, el siguiente es aita y por último mami Ale. Nos hacemos cosquillas, muerdo algún que otro cojín, ladramos y ya nos levantamos para salir a pasear.

La salida de hoy fue breve, estaba lloviendo y me encanta porque es cuando salen los gusanos de la tierra y los mejores olores. Puedes revolcarte en el barro o sobre algún bicho que huela bien. Una pena que los humanos no sepan apreciarlos como yo. Recuerdo uno de los viajes que hicimos, pasamos muchas horas en la furgo, yo iba muy cómoda y parábamos de vez en cuando para estirar las patas. Llovía un montón, el ruido sobre el techo me daba miedo, pero la música alta lo disimulaba bastante.

Destino: París. Qué bonito aquello, en todos los restaurantes a los que íbamos me sacaban un cuenco con agua, súper amables. La torre Eiffel era muy alta y gris, muy gris. Todos se paraban a sacar fotos allí. Y bueno, nos unimos a la multitud e hicimos bien de selfies. Por primera vez monté en metro y no mola nada. Me pusieron bozal, con lo poco que me gusta. Qué paradójico todo, ahora los humanos tienen que llevar bozal en el metro y fuera de él también.

Paseamos a orillas del río Sena y por los campos Elíseos, todo monísimo. En el Louvre no me dejaban entrar, así que decidimos que sólo sacaríamos fotos desde fuera. Una pena que en este viaje no hayamos podido conocer a la mona Lisa, dicen que es muy famosa. Bueno, realmente no vimos a ningún mono, tiene que sentirse sola la pobre viviendo dentro de esa pirámide de cristal.

Con un día como hoy pusimos rumbo a Alsacia, ¡Qué pasada de lugar! Allí disfrutamos muchísimo, comimos genial y tenemos un recuerdo precioso. Yo causaba sensación con mi chubasquero a topitos a juego con mi pelaje. Por aquel entonces iba mucho de marrón, collar y correa a juego of course. Ahora me inclino más por el rojo. La que tiene estilo Lo tiene.

Nos alojamos en un apartamento en el centro de Colmar, muy bonito y cómodo. ¿Lo mejor? El trato de Peter, el dueño de apartamento (Apartments Center Colmar). Qué amabilidad, volvería siempre. Nos indicó muchos lugares para visitar, entre ellos Kaysersberg y Riquewihr, muy facilitas de pronunciar. Asistimos también a una cata de vinos, menos mal que me llevaban con ellos siempre, porque en una ocasión tuve que indicarles el camino de vuelta a casa, se habían perdido. Puede que sea por el colorido de sus calles, la belleza de su “pequeña Venecia” o por  ese vino blanco tan rico que bebieron. 

La cuestión es que ya que estábamos en la zona, decidimos cruzar a Suiza ¡Un auténtico paraíso! Me dejaron montar en funicular, bajamos en trineos por la nieve. Que por cierto, vaya calidad: blanquita, pura, un sabor excepcional, allí sí que saben bien las bolas de nieve. Tuve el placer de jugar con un Ponski, muy majo chaval. Nos olimos un poco, jugamos en el precipicio, la verdad que muy a gusto. En su momento subimos el vídeo a Instagram, por si alguien quiere cotillear.

Las chicas del albergue de Interlaken en el que nos alojamos más bonitas no podían ser. Ellas también tenían un peludo, pero no me dejaba ni acercarme. Supongo que no entendía castellano. Fue el primer sitio en el que mis aitas podían comer en el comedor conmigo. Nunca antes nos había pasado, y es que hay que portarse muy bien y poner cara de pena para que te dejen entrar a sitios así, donde los humanos andan a sus anchas con comida en la mano. 

Fue un viaje maravilloso, meses más tarde cachorra Adriana ya estaba de camino y las vacaciones no volvieron a ser lo que eran.

Me despido, creo que huelo demasiado bien y quieren bañarme

La hierba no estaba tan verde.
En el metro de París, mi cara lo dice todo
Louvre (dicen que una mona que se llama Lisa vive dentro)
Subiendo a la cima
Los de Coca Cola, cómo no, queriendo montar la competencia a nuestros teepees
Foto postureo con cabaña y trineo
Aquí con mi chubasquero a topitos
Posando en una calle preciosa
A esos pompones se la tenía jurada
Súper contenta saboreando la rica nieve suiza
Estirando las patas en un área de descanso
No Comments

Post A Comment